lunes, 5 de julio de 2010

SALVE 2/7/2010 - ISLA CRISTINA Y LEPE SE FUNDEN POR EL CORDÓN UMBILICAL DE LA FE ROCIERA Y DE LA VIRGEN DE LA BELLA

Con motivo de dar comienzo al canto de la Salve Rociera de cada viernes en los meses de Julio y Agosto, la noche del viernes 2, se convirtió en una noche de fervor mariano, tanto en la iglesia de los Dolores, como en la casa hermandad de Isla Cristina, donde leperos e isleños sellaron su fervor y amor a la Virgen del Rocío y a la Virgen Bella, con sendos simpecados, por parte de los leperos con el de la Bella, más el pendón, que brilló con luz propia delante de la carreta de la hermandad de esta ciudad.

Noche bellísima para una celebración donde los hermanos, en el sentido más propio de la palabra, se abrazaron al son de la flauta, el tamboril y la guitarra y de los cantes.
La salve rociera de los Romeros de la Puebla, cantado por la coral de Lepe, más la salve popular sonó en la parroquia, y los cantes por sevillanas inundaron la Plazoleta de San Francisco, que fue materialmente copada por el sentir de la marisma isleña, y el bahío de la Señora del Terrón. De ahí las salves a la Virgen del Rocío y a la Virgen de la Bella.
A la llegada en procesión de ambas hermandades, los simpecados se "saludaron", rindiéndose mutuo honor.
Tras los cantos por sevillanas, que fueron largamente vitoreadas y aplaudidas, llegó el momento de los recuerdos. La hermandad del Rocío, ofreció regalos a la hermandad de la Virgen de la Bella. Siendo María Luisa Faneca, en su calidad de hermana del Rocío, quien hizo entrega de una imagen de la Virgen Reina de las Marismas, al Hermano Mayor de la Hermandad de la Bella. Y un plato, a los cantores, Antonio y María José, que fueron acompañados por el guitarrista isleño, Nacho Vinagre, que entregó Pepa Sosa, hermana mayor nombrada recientemente.
Por parte de los leperos, éstos hicieron entrega en el templo parroquial de la medalla de la Virgen de la Bella en el 175 aniversario en que los leperos, avisados por un franciscano del Terrón, amigos de Lepe, se llevaron a la Bella hasta su pueblo de Lepe. Donde quedó como Patrona de esa hermosa ciudad. Esta medalla le fue entregada a la alcadesa, María Luisa Faneca al presidente de la Hermandad del Rocío, Paco Amorós, a la hermana mayor, Pepa Sosa, a Pedro Álvarez, capitán de carretas, y a Pepa Mari Serrano, presidenta del Consejo de Hermandades.
Queda para la historia este hermanamiento entre estos dos pueblos que siempre estuvieron unidos por la mar. Porque Lepe e Isla han sido amigos de siempre; la relación de los marineros y patrones de uno y otro pueblo, estuvo amparada por el sudor de quienes quitaban al mar el pan de sus hijos. En las azules aguas, donde el lenguaje es común a quienes se avezan entre ellas, y la solidaridad, ha sido la base sobre la que construyeron la mejor de las convivencias.
Al acto también asistió el director espiritual de la hermandad y párroco de Los Dolores, Carlos Javier Rodríguez.
Fuente: periodicolahiguerita.com
Escrito por: P. L. Chavez

video

video
Para evitar el cruce de sonidos con la música del Blog,
pueden desconectar abajo, en el vídeo de sintonía.

Más documento gráfico en la web: http://tuactualidad.com/

http://www.lahiguerita.com/modules/x_movie/x_movie_view.php?cid=45&lid=793